Quiénes somosServiciosMembresíaServicios empresarialesBlog tu saludArtículos médico científicos

¿En que posición debo dormir si estoy embarazada?

El embarazo implica cambios físicos y hormonales. En esta etapa, el sueño puede verse alterado debido a acidez, calambres en las piernas, trastornos respiratorios del sueño (TRS), con frecuencia existe edema o hinchazón de las mucosas nasales y por la noche se congestionan más, lo que favore el ronquido.

Quizá hemos escuchado o nos hayan advertido sobre la posición correcta para dormir y evitar complicaciones durante el embarazo y sobretodo nos inquieta que algo pueda pasarle a nuestro bebé.

En el primer trimestre de gestación el útero apenas llega a rebasar la sínfisis púbica, ese huesito que tenemos en nuestra pelvis y que nos tocamos hacia el frente de nuestro cuerpo, así que no existe problema en la postura que se desee tomar.

Al final del segundo trimestre (sexto mes) el tamaño del útero ya está por arriba de la cicatriz umbilical, y ya no podemos dormir boca abajo, así que empezamos a idear algunas nuevas posturas. Nos puede ayudar colocar una almohada entre las piernas, o actualmente se cuenta con algunas estructuras de esponja que nos ayudan no solo a colocarse entre las piernas, sino a un costado del abdomen, lo que nos mejora la sensación de pesantez, y no empieza a ser incómodo o difícil el descanso y dormir.

En el tercer trimestre existen factores que pueden limitar el flujo sanguíneo, ya que el tamaño uterino (ocupado por bebé, líquido y placenta), así cómo la compresión de los órganos limita la capacidad ventilatoria; así también nos incomoda al estar acostada boca arriba durante el trabajo de parto o si deseamos dormir boca arriba, ya que existe una compresión de grandes vasos sanguíneos. En otros casos, cuando la mujer estáin consciente, el peso del útero puede caer totalmente sobre estos vasos y limitarel flujo sanguíneo para el producto. Es por ello que se recomienda se lateralice idealmente sobre el lado izquierdo, aunque hay ocasiones que la paciente consciente tampoco tolera esta postura, entonces se pide se lateralice del lado opuesto.

Se recomienda buscar que la embarazada disfrute de un sueño placentero, ya que de no hacerlo referirá molestias como somnolencia, fatiga y falta de energía pueden ocasionar síntomas en el trastorno respiratorio del sueño, irritabilidad, tendencia a la depresión, dificultad para concentrarse, dolor de garganta, sobre todo cuanto existe acidez importante (agruras), dolor de cabeza, tos, entre las molestias más frecuentes.

Recomendaciones:

Platique con su médico sobre las molestias que tenga durante el sueño.

Pregunte a su pareja si ha escuchado que interrumpe  la respiración durante en la noche.

Existen formas de aliviar la congestión de sal por las noches.

Evite irritantes, alimentos pesados o picantes de dos a tres horas antes de irse a dormir.