Quiénes somosServiciosMembresíaServicios empresarialesBlog tu saludArtículos médico científicos

¿Conoces a alguien o tú has tenido más de dos abortos?

La pérdida de un bebé de forma espontánea es, sin duda, un evento que impacta de forma importante a la mamá y por ende, a la pareja. Es esencial el seguimiento médico tras este evento, más aún cuando esta périda ocurre en dos embarazos seguidos o más, es muy importante la evaluación médica sobre la recurrencia. ¿Por qué puede ocurrir esta situación, qué tan común es y qué hacer? Te compartimos esta información.

La pérdida recurrente del embarazo (RPL en inglés) se define como 2 o más pérdidas de una gestación  en forma seguida y afecta al 5% de las parejas.  Las pérdidas esporádicas son relativamente comunes y se presentan en más del 50% de los embarazos.

Las causas son múltiples, en ambos casos la más común es la presencia de anormalidades genéticas de los productos (>50%).

Otras causas  en la pérdida recurrente del embarazo  incluye trastornos de la coagulación como trombosis,que pueden ser alteraciones que favorecen la formación de coágulos debido a situaciones genéticas propias de la paciente o adquiridas como es el caso de Síndrome de anticuerpos antifosfolípidos  o enfermedades que tienden a tener hemorragias. También es necesarios descartar  anormalidades anatómicas de los órganos genitales ya sea  que se haya nacido con ellas  (malformaciones Mullerianas) o   presencia de tumoraciones como miomas o pólipos  que deformen la cavidad  del cuerpo uterino (matriz), otros factores que contribuyen  son  enfermedades inmunológicas, las cuales ocasionan un proceso inflamatorio  que afecta el crecimiento del embarazo y  enfermedades endócrinas  es decir de tipo hormonal, incluyen alteraciones de tiroides  y Síndrome de Ovarios Poliquísticos con afectación en la producción de progesterona necesaria en las primeras 12 semanas de embarazo y muchas ocasiones favorecen trastornos metabólicos que interfieren con el adecuado desarrollo del embarazo), infecciones  genitales bacterianas entre ellas Chlamydia, Mycoplasma y que favorecen pérdidas tempranas o tardías, y otros factores que influyen como el tabaquismo. (1,2)

Para establecer manejos y diagnóstico es importante llevar a cabo una historia clínica detallada, establecer la edad gestacional de las pérdidas (primeras 12 semanas o posteriores), así como la presencia de embrión, una exploración física, y tener herramientas de diagnóstico como ultrasonido pélvico, laboratorios básicos contar con perfiles hormonales, así como cariotipo idealmente de los padres y estudios inmunológicos.

Aproximadamente en el 50% de los casos de pérdida recurrente del embarazo no se encuentra la causa.

Si has tenido ya dos pérdidas gestacionales te recomendamos acudir a una consulta pre-concepcional para tu estudio y tratar de evitar  se repita, y si ya estas embarazada acude a tu revisión,  si se presentará una pérdida gestacional más  se sugiere no sólo el estudio de patología de esta pérdida  sino además su estudio genético, será de gran valor para  el futuro manejo.

Presentar esta  situación clínica  no sólo  es un tema relevante en la salud reproductiva es un impacto psicológico para  la pareja  y para las familias. Pide asesoría.

 

Bibliografía:

1. Rai R, Regan L: Recurrent miscarriage. Lancet. 2006;768 (9535):601-611.

2. Rink BD, Lockwood CJ. Recurrent Pregnancy Loss. In: Creasy RJ, ed. Creasy & Resnik’s Maternal-Fetal Medicine: Principles and Practice, 7th Ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2013: 707-718

3. Recurrent pregnancy loss. Contemporary Ob/Gyn. March 22 2016