Quiénes somosServiciosMembresíaServicios empresarialesBlog tu saludArtículos médico científicos

Tengo salida de orina y no lo puedo controlar

La incontinencia urinaria se refiere a cualquier pérdida involuntaria de orina, esta puede ser referida por parte de la paciente o bien observada mediante la exploración o al realizar algún estudio complementario como es el estudio de urodinamia.

La frecuencia de este problema en el mundo es de un 35%, esta frecuencia se incrementa con la edad presentándose un mayor numero en las edades avanzadas de hasta un 50%.

La importancia de este problema radica en que merma la calidad de vida de la mujer y la mayoría de ellas no lo refiere por pena o por pensar que es una condición natural del envejecimiento y que no existe un tratamiento para ello. 

Existen factores de riesgo como multiples embarazos (mas de 4) o multiples partos ( mas de 4) por el efecto mecánico que existe al ejercer presión del útero gestante sobre la vejiga. El antecedente de un parto con utilización de forceps o de bebes con peso mayor a 3500grs, trabajos de partos prolongados, incrementa el riesgo. El antecedente de enfermedades que cursen con tos crónica, estreñimiento  frecuente, sobrepeso u obesidad, antecedentes personales o familiares de hernias o defectos en la colágena. Antecedente personal o laborar de esfuerzos abdominales que incrementan la presión como físico- culturistas, cargadores, etc.

Toda mujer que presente perdida de orina de forma involuntaria debe ser estudiada, mediante un interrogatorio dirigido a los factores de riesgo ya antes mencionados y una exploración médica que busque la perdida de orina, se debe valorar las condiciones de la mucosa vaginal y los músculos de la pelvis  y la arquitectura  y funcionalidad de los tejidos de sostén, así como  estudiar  cualquier situación que afecte la transmisión de los  estímulos nerviosos a través de la columna vertebral, ya que alteraciones en esta función puede causar incontinencia y podrán afectarse por compresiones de la médula espinal, trastornos cerebrales, metabólicos (diabetes) o fármacos.

¿Existe algún tratamiento para la perdida de orina?

Existen varios tipos de incontienencia urinaria: cuando el escape de orina se asocia con el esfuerzo físico como al toser, estornudar o reír se denomina incontinencia urinaria de esfuerzo; la incontinencia de urgencia se presenta cuando existe pérdida de orina acompañada de una ugencia inmediata de orinar. Otros tipos de incontinencia se presentan por alteraciones en la contracción de la vejiga, una vejiga que se contrae muy frecuentemente origina perdidas de orina de manera involuntaria. Todos estos tipos de escape de orina tienen tratamiento, el tipo y la frecuencia del mismo deben basarse en los antecedentes y la exploración física y puede complementarse con un examen adicional llamado de urodinamia, en donde se miden volúmenes urinarios en la vejiga y si esta se contrae o no adecuadamente. La mayoría de las mujeres que reciben tratamiento tienen un impacto benéfico muy considerable en la calidad de vida.

Existen varios tipos de tratamiento el primero consiste en factores personales modificables, como el incremento en la ingesta de liquidos, de 1.5-2 litos al día, que se traduce en menos riesgo de infecciones urinarias y un funcionamiento renal óptimo, el corregir los cambios en la micción, el acudir al sanitario debe ser un habito, la vejiga debe vaciarse en un promedio de 2-3 hrs, cómodamente, sentada correctamente en el sanitario y con tiempo suficiente para el vaciamiento completo.

La alimentación es fundamental, el ingerir fibra para evitar el pujo en pacientes con estreñimiento, así como el llegar a un peso optimo son pasos clave para evitar la perdida de orina. El realizar alguna actividad física que involucre los músculos de la pelvis, asi como ejercicios específicos indicados por el ginecólogo para evitar o retrasar estas pedidas urinarias, que consisten en ejercicios para fortalecer la musculatura pélvica.

También existe manejo con medicamentos en el caso de la vejiga hiperactiva, para normalizar la actividad de la misma. Algunos casos,  pudieran requerir de tratamiento quirúrgico con asesoría de un especialista en Uroginecología, evaluar cada paciente y ser orientada en los beneficios y riesgos de cada técnica.  y otra terapia de apoyo para mejorar la incontinencia es el uso de hormonales dependientes de estrógeno. Actualmente el uso de láser en pacientes que no son candidatas a cirugía  es otro de los recursos terapéuticos que se ha referido como útil en el manejo  de la incontinencia.  No permitas que esta condición afecte tu vida.

⁃    Detección, Diagnóstico y Tratamiento Inicial de Incontinencia Urinaria en la Mujer, México: Secretaria de Salud; 2009.

⁃    Mauricio Velázquez Magaña, Gustavo Aguirre Ramos, Rolando Álvarez Valero, Jose Antonio Méndez González. Incontinencia urinaria en mujeres del Distrito Federal.  Asociaciòn Médica Centro Medico ABC Vol. 52, Núm. 1 Ene-Mar 2007 pp14-21. 

⁃     Eréndira  Quintana, Victor Fajardo, Jorge Rodríguez, Ulises Aguilera.  Fisiopatología de la incontinencia urinaria femenina. Salud en Tabasco Vol. 15, No. 1, Enero-Abril 2009.